La importancia de la cadena de valor para tu inmobiliaria

La cadena de valor es considerada como la herramienta que se encarga de analizar todas las actividades que realiza tu inmobiliaria, con el objetivo de poder diferenciar aquellos procesos que son más vitales para alcanzar tus objetivos.

¿Qué es el valor y cómo se consigue la cadena de valor?

Está claro que para que puedas entender qué es una cadena de valor y para qué sirve, lo primero que debe quedar claro es qué es el valor.

Porter comentó que se considera valor al precio que el consumidor está dispuesto a pagar por el producto o servicio que se le ofrece. De esta forma, una empresa que tiene beneficios es aquella que tiene un valor que supera el coste de producción o el coste de brindar un servicio.

Ahora que se entiende qué es valor, la siguiente pregunta que podemos hacernos es: ¿Qué es una cadena de valor en una inmobiliaria?

Para poder entender mejor el proceso que conforma una cadena de valor, lo primero que se tiene que saber es que consiste en dividir las actividades de tu inmobiliaria con el objetivo principal de poder comprender el comportamiento de todos los costes y el origen de la diferenciación de los productos.

Cada una de las actividades del proceso agregan valor a la cadena, lo que termina formando un conjunto de actividades inmobiliarias que pueden convertirse en una ventaja competitiva dentro del mercado.

¿Qué actividades conforman la cadena de valor de tu inmobiliaria?

Está conformada por actividades primarias y actividades secundarias. Ahora analizaremos estas actividades:

Actividades primarias

Aquí se encuentran todas las actividades principales que lleva a cabo tu inmobiliaria al momento de realizar sus procesos productivos.

Es decir, aquí se encuentran todos los procesos que se tienen que llevar a cabo con un mayor valor que el de la competencia.

De entre todas las actividades, podemos destacar las siguientes:

  • Ventas y marketing: para que los pisos y locales se puedan vender es necesario que las personas sepan que se encuentran a la venta. Esto se consigue por medio de la publicidad y de las campañas de marketing inmobiliario y su éxito.
  • Servicios: aquí encontramos las actividades como el mantenimiento y los servicios inmobiliarios de postventa que son ofrecidos a los clientes. Las agencias tienen que ofrecer un servicio siempre después de haber vendido una propiedad inmobiliaria.

Actividades secundarias o actividades de apoyo

Para que se puedan llevar a cabo las actividades principales es necesario que se realicen una serie de actividades de apoyo dentro de la agencia.

Estas son algunas de las actividades secundarias más destacadas:

  • Recursos humanos: una buena selección del personal es importante para toda agencia inmobiliaria, ya que esto significará un aumento en la productividad y en la eficacia a la hora de vender o alquiler los inmuebles, lo que claramente aporta un gran valor a la agencia.
  • Infraestructura: la infraestructura de cualquier empresa tiene que permitir que se pueda realizar una buena dirección estratégica, planificación y gestión de la contabilidad. Sin estos aspectos no se puede conseguir una rentabilidad en ningún tipo de negocio, tampoco en el inmobiliario.
  • Desarrollo tecnológico: está claro que la inversión en todo lo tecnológico es realmente importante, ya que la tecnología aplicada al sector inmobiliario está avanzando de forma constante y tienes que asegurarte de que tu agencia pueda aprovechar las últimas tecnologías y aplicaciones para obtener una ventaja competitiva dentro del mercado inmobiliario.

Pasos para identificar las capacidades organizativas de una empresa

Para poder mejorar la competitividad de tu inmobiliaria y poder crear más valor a tus servicios, tienes que poder identificar las capacidades organizativas para poder coordinar tus objetivos.

Estos son los pasos o las fases para poder identificar tus capacidades organizativas:

  1. Indicadores de éxito: es importante que el equipo de agentes inmobiliarios sea muy claro en el momento de establecer los resultados y las metas que se quieren alcanzar y que estos sean realistas, en función de la capacidad del mercado inmobiliario actual. Para hacerlo se tiene que definir el estado futuro al que se quiere llegar, siendo algo muy importante para poder identificar las capacidades organizativas.
  2. Entender las propuestas de valor: todas las agencias tienen sus propias propuestas de valor que las diferencian de las demás que se encuentran en el mismo distrito o localidad. Aquí es muy importante conocer las propias limitaciones y las ventajas respecto a otras inmobiliarias de la zona para poder aprovecharlas. Desde un principio debe quedar claro hacia donde está orientada la agencia y el tipo de cliente que busca.
  3. El criterio de diseño: cuando se tenga clara la estrategia que se quiere seguir es el momento en el que la dirección tendrá que diseñar las capacidades organizativas que estén más relacionadas con la orientación que se haya decidido seguir.

Deja un comentario