Cómo crear contenidos para atraer más clientes

Crear contenidos web no consiste solamente en hacer un post llamativo por medio de su texto y sus imágenes, sino que va mucho más allá, porque tienes que fijarte bien en el tipo de público al que deseas llegar. Existen casos en que el contenido web que se desea realizar queda atractivamente estructurado e incluso es visualmente agradable, pero aun así no tiene el impacto o la cantidad de visitas que debería tener. ¿A qué se debe esto? Pues, existen muchos motivos asociados al bajo tráfico que podría tener tu post, pero uno de los principales es que no has realizado una debida investigación sobre las intenciones de búsqueda de tus consumidores.

            Recuerda que los posts se redactan para tu target, por tanto, aunque tengas una idea genial en tu cabeza y creas que es completamente innovadora y que atraerá a muchos lectores, ellos son los que tienen la última palabra. Por eso, antes de aventurarte a desarrollar contenido web que podría quitarte bastante tiempo, lo mejor es primero investigar qué es lo que busca el consumidor. Y para ello, algo sumamente importante es hacerte la pregunta: ¿cómo lo buscaría yo en Google?

La estructura del contenido

            Aunque parece insignificante, la manera en que formules las palabras claves y los títulos H1 y H2, junto con las metadescripciones podrían influir muchísimo en los resultados de búsqueda SERP (Search Engine Results Page) que justamente se especializa en estudiar al consumidor para poder proporcionarle unos resultados en función de sus necesidades y exigencias. Generalmente la SERP muestra los primeros 10 resultados que más se asemejen con la búsqueda del consumidor, por tanto, es importante que formules el contenido de una forma de que el algoritmo de Google consiga todas las semejanzas con los requerimientos que el consumidor necesita en el momento de la búsqueda.

            A partir del año 2019, la estructura del contenido se volvió incluso más importante, ya que Google lanzó su nuevo sistema de algoritmos BERT (Bidirectional Encoder Representations from Transformers) o comúnmente conocido como el servicio de inteligencia artificial de Google para predecir las preferencias y el lenguaje que usan los usuarios para realizar sus búsquedas.

Google BERT y el análisis de entradas

            Seguro que te estarás preguntando, ¿Cómo hace la inteligencia artificial de Google para generar entradas en función de los requerimientos del usuario? Pues, esto se debe a su característica principal, que es la Bidireccionalidad. Dicha característica se refiere a su capacidad para poder analizar una oración en dos direcciones, tanto de izquierda a derecha, como de derecha a izquierda, permitiéndole entender en profundidad sobre qué es el contenido y si es de utilidad para el usuario que lo va a leer.

            Una vez que el algoritmo de inteligencia artificial de Google identifica el contexto y la temática del contenido que se desea buscar, procede a consultar con sus más de 200 factores de clasificación internos para seleccionar aquellos que respondan de mejor forma a la búsqueda del usuario.

            Como podrás ver el algoritmo BERT está directamente relacionado con la SERP de Google, ya que es la herramienta de Google para poder no solamente analizar las páginas indexadas, sino también la lingüística con el fin de ofrecerle la mejor experiencia al usuario. Lo que significa que las palabras claves de los contenidos dejan de tener tanta relevancia por sí solas y se empieza a tener más en cuenta lo que es el contexto y las intenciones de búsqueda de los usuarios.

Consejos para crear contenidos según las intenciones de búsqueda

            Una buena forma de visualizar si tu contenido está relacionado con las intenciones de búsqueda del consumidor, es comprobar si tienes un contenido que responda a las típicas preguntas de los usuarios, por ejemplo, ¿Cómo comprar en Amazon? Prueba ingresando en el buscador de Google una entrada como si fueras una persona interesada en productos de Amazon.

            Una vez que realices esto, analiza detenidamente si tu contenido aparece en la primera página de resultados de Google, el tipo de contenido asociado e incluso en qué formato de contenido se encuentra (teniendo en cuenta que están los de páginas de productos, landings, blogs y muchos otros) y si tu artículo está bien ubicado, dentro de los primeros resultados de la página y en la categoría deseada. Si es así, enhorabuena, entonces tu contenido ha pasado la prueba de fuego.

            Pero si no es tu caso, entonces considera reestructurar el post de tal forma que quede más explícito al leerse bidireccionalmente y que esté orientado a un público con un problema en específico. También considera la importancia de responder a la pregunta que tiene el consumidor en los primeros párrafos y recuerda que Google le da prioridad a los posts que tienen información más concisa y de valor para el lector. Por último, acuérdate de añadir imágenes que describan muy bien lo escrito en el post, de forma que sean atractivas para el lector.

Deja un comentario